Combatir la dermatitis atópica

CONOCER LAS CAUSAS Y LOS SÍNTOMAS AYUDA A CONTROLAR LAS MOLESTIAS DE LA DERMATITIS ATÓPICA
La dermatitis atópica es una enfermedad de la piel que causa inflamación cutánea crónica-recividante, es decir, sus síntomas pueden alternarse entre periodos agudos y fases donde parece disminuir sus efectos. Puede estar provocada por factores genéticos y ambientales.

La dermatitis atópica, también conocida como "eccema atópico" o "eccema constitucional", es la enfermedad inflamatoria más común en los niños y afecta a 1 de cada 5 niños en todo el mundo.

Suele aparecer en la primera infancia, ya en los primeros 3 meses de vida, pero también puede aparecer durante la adolescencia o la juventud y, menos frecuentemente, en edad adulta.

Causas de la dermatitis atópica

Las causas de la dermatitis atópica son diversas y complejas.

La predisposición genética juega un papel clave, pero influyen otros factores, como:

  • Estrés
  • Fumar (pasivo o activo)
  • Polución del aire
  • Ácaros del polvo
  • Exposición a alérgenos

Existen otras causas ambientales que también podrían empeorar la situación: utilizar ropa de lana o sintética, ropa demasiado pesada o ajustada, la presencia de animales en casa.

El papel de la barrera cutánea

En cualquier caso, en la base de la dermatitis atópica siempre existe una alteración de la barrera cutánea, la estructura defensiva de la piel que nos protege de aquellos contaminantes urbanos, alérgenos y patógenos que sean capaces de alcanzar la dermis.

Cuando la barrera cutánea pierde cohesión, la piel ya no puede retener agua ni evitar la entrada de sustancias potencialmente nocivas en las capas más internas de la piel. Esto produce una pérdida de elasticidad y flexibilidad, en consecuencia aparecen líneas de sequedad y la piel se vuelve áspera.

Síntomas

La dermatitis atópica se presenta con la aparición de manchas rojas, picazón intensa y piel seca.

En casos severos también pueden aparecer ampollas, hinchazón con erosiones y costras.

En recién nacidos y bebés, aparece en las mejillas, la frente y alrededor de la boca, y luego se extiende también a los brazos y piernas.

En los adolescentes, también tiende a aparecer en los pliegues del codo y la rodilla, en las manos y los pies y alrededor de los ojos.

En los adultos, también es muy común en la cara y en la parte superior del tronco.

¿Qué tratamientos permiten controlar la dermatitis atópica?

 Antes de empezar a aplicar cualquier tratamiento, es imprescindible contactar con un especialista, pediatra o dermatólogo para poder realizar un diagnóstico e iniciar una terapia específica.

La terapia o tratamiento, que varía según la gravedad y la edad del paciente, permitirá mantener bajo control los síntomas y reducir los periodos de exacerbación, pero no curar definitivamente la dermatitis atópica.

Es posible reducir las molestias mediante el uso de tratamientos emolientes específicos, a los que se puede asociar la cortisona.

En cualquier caso, es útil para ayudar a reparar la barrera cutánea, ya que la permeabilidad alterada de la barrera es uno de los desencadenantes de la dermatitis atópica.

Consejos prácticos

El mejor consejo es ser constante y permanente en la aplicación del tratamiento para controlar esta patología, ya que esto nos ayudará a reducir/espaciar los brotes. Además, también puedes tener en cuenta estos consejos:

Ropa

El tipo de tejido que utilizas es importante: la ropa puede ayudar a reducir la sequedad y la picazón de la piel o, por el contrario, empeorarlas.

  • Evita las prendas de lana y sintéticas: pueden aumentar la sensación de picor y malestar.
  • No llevar ropa demasiado ajustada: aumentan la fricción con la piel irritada.
  • Elije tejidos suaves y esponjosos: el algodón y la seda reducen la fricción, permiten que la piel transpire y absorba el sudor.
  • Lava la ropa con detergentes suaves y sin suavizante.

En casa

En casa debemos tener también mucho cuidado con las posibles fuentes de acumulación de alérgenos, como los peluches, cortinas o alfombras, además debes tener en cuenta esto:

  • Evita utilizar almohadas de plumas y los colchones de lana.
  • Usa solo sábanas de algodón, cámbialas cada semana y lávalas a 60°.
  • Utiliza fundas de colchón y almohada de tela antiácaros.
  • Limpiar con regularidad.
  • Airea la habitacions cada día.
  • No sobrecalentar las habitaciones en invierno: máximo 20°.
  • No fumar dentro de casa.

Nutrición y dermatitis atópica

La nutrición desde los primeros meses de vida es fundamental para el bienestar del organismo.

Es importante consultar con un médico o pediatra si existen intolerancias alimentarias, que podrían agravar el problema.

Higiene personal 

  • Mejor ducharse que bañarse.
  • Ducharse con agua tibia (37°): elcalor aumenta la sequedad de la piel, favoreciendo así el picor y alteración de la piel.
  • La ducha debe durar un máximo de 10 minutos.
  • No utilices esponjas: pueden retener suciedad y microbios.
  • Seca suavemente con una toallas suave, sin frotar la piel.
  • Aplica el emoliente después del baño sobre la piel húmeda.

El papel de la cosmética

Para cuidar la piel con tendencia atópica, es importante ser constante con la aplicación del tratamiento. Utilizar los cosméticos adecuados, formulados para proteger y reparar la barrera cutánea, puede ser la clave para reducir las molestias.

¿Qué tipo de limpiador utilizar?

  • Sin tensioactivos con excesiva acción desengrasante.
  • Sin conservantes, perfumes ni níquel riesgo de alergia.
  • Con pH fisiológico (5,0-5,5)
  • Preferiblemente sin espuma o con poca espuma.
  • Los limpiadores grasos aportan lípidos y reducen el picor: alternándolos de vez en cuando con tu limpiador habitual.

También son útiles los tratamientos cosméticos calmantes específicos, que se deben aplicar varias veces al día cuando hay irritaciones. Del mismo modo, es recomendable aplicar un buen tratamiento emoliente:

  • A base de lípidos epidérmicos fundamentales (ceramidas, colesterol y ácidos grasos).
  • Sin perfume.
  • Libre de irritantes.

 Descubre los productos de la línea Ceramol 311

Podrías Estar Interesado

proteger piel del sol

Cómo proteger la piel del sol

¿Por qué es necesario proteger la piel del sol? El bronceado es un mecanismo de defensa que el organismo pone en marcha para reaccionar ante las agresiones externas: la radiación...