Piel irritada

Cómo reconocerla y cuidarla

¿Sueles tener la piel irritada? Las razones pueden ser diferentes, por lo que es importante reconocerlas para comprender cómo devolver el confort a tu piel. A veces, de hecho, la irritación y el enrojecimiento de la piel pueden ser transitorios; otras veces, ocultan problemas que deben abordarse con la ayuda de un especialista.

Descubre las causas y los remedios para tratar adecuadamente la piel irritada

Piel irritada: como reconocerla

¿Cuáles son los principales signos de la piel irritada?

  • Enrojecimiento de la piel: causado por la dilatación de los vasos sanguíneos, este es el signo más común de molestias en la piel.
  • Ardor o picazón: ocurre por estimulación de las terminaciones nerviosas de la piel.
  • Descamación: cuando la piel está muy seca, el estrato córneo puede perder firmeza y descamarse.
  • Edema, manchas, erupciones cutáneas, ampollas: estos son los síntomas de un problema más grave, que debe evaluarse de inmediato visitando a tu especialista. 

¿Por qué se irrita la piel?

El picor, el enrojecimiento y las molestias cutáneas pueden deberse a causas patológicas o a cambios temporales en la piel. 

Las causas patológicas son principalmente enfermedades de la piel como dermatitis atópica, psoriasis, inflamación, alergias, acné, pero también pueden ser enfermedades sistémicas. Para un correcto diagnóstico es imprescindible contactar con un dermatólogo.

Sin embargo, entre las causas no patológicas, puede haber:

  • Agresión de agentes externos como frío, viento, mucha humedad...
  • Exposición a productos químicos irritantes.
  • Estrés en la piel debido al afeitado, depilación, uso constante de la mascarilla en el rostro, etc.
  • Exposición incorrecta o excesiva al sol o rayos UVA.
  • Uso de cosméticos alergénicos o inadecuados para tu tipo de piel.
  • Intolerancias alimentarias.

Igualmente, una visita a un especialista es el primer paso para comprender qué causa la irritación y cómo tratarla profesionalmente. 

Consejos para pieles irritadas

Para calmar la irritación y devolverle el confort a la piel, ante todo es importante intervenir sobre las molestias cutáneas:

  • Si puedes identificarlo, evita la sustancia o el comportamiento que causa la irritación.
  • Aplica productos específicos con activos altamente calmantes.
  • Restaura el equilibrio de la barrera cutánea mediante la aplicación de productos cosméticos a base de lípidos epidérmicos esenciales.
  • Limpia la piel con productos delicados, evitando productos que contengan tensioactivos agresivos.

Una vez que se ha restablecido el equilibrio de la piel, es útil seguir tomando algunas precauciones para proteger el bienestar de la piel y evitar que el problema vuelva a aparecer:

  • No utilices cosméticos con ingredientes potencialmente alergénicos (perfumes, conservantes, tintes, metales).
  • Protege siempre tu piel del sol con fotoprotectores durante todo el año y evita la exposición en las horas centrales del día en verano.
  • Utiliza únicamente productos de limpieza y cosméticos libres de fragancias, alcohol y conservantes que no presenten riesgo de alergia.
  • Modera la temperatura en tu hogar y en el lugar de trabajo.
  • Evita fumar.
  • Sigue una dieta equilibrada y variada.

Podrías Estar Interesado

piel sensible

Piel sensible

¿Cómo reconocer la piel sensible? Para saber si tienes la piel sensible, debes prestar atención a los signos o síntomas particulares que pueden presentarse. Visiblemente este tipo de piel se...

piel seca

Piel seca

¿Qué es piel seca? Cuando la piel pierde mucha agua se seca. Esta es una de las primeras alteraciones leves de la capa lipídica que mantiene unida la barrera cutánea....

piel mixta

Piel mixta

Piel mixta: las causas La piel mixta puede aparecer como resultado de varios factores: Desequilibrios hormonales: los cambios hormonales que sufre el cuerpo humano pueden generar reacciones, por ejemplo una...