Protección solar para pieles sensibles

¿Debemos seguir algunas indicaciones especiales a la hora de elegir productos de protección solar para pieles sensibles? 

Sí, porque no todos los tipos de piel reaccionan de la misma forma al contacto con el sol. Las pieles claras se queman más fácilmente que las pieles oscuras y están más expuestas a sufrir daños solares.

Problemas que puede ocasionar el sol en la piel: quemaduras, envejecimiento y mucho más

La comunidad científica internacional nos advierte desde hace años de los posibles daños que puede provocar una exposición al sol prolongada en nuestra piel.

Parte de este daño es inmediato, como las quemaduras y erupciones solares.

Otros, en cambio, se manifiestan a largo plazo como el envejecimiento cutáneo, pero también consecuencias más graves como la queratosis actínica y el melanoma.

Sea cual sea nuestro fototipo, el bronceado representa un mecanismo de defensa que pone en marcha nuestro organismo frente a un agente físico externo: la radiación solar.

 

Pieles sensibles, ¿siempre a la sombra?

El sol, sin embargo, también ofrece beneficios: estimula la producción de vitamina D, esencial para la salud de los huesos; la serotonina, la hormona del buen humor; y la melatonina, una hormona relacionada con el bienestar y la serenidad.

Por este motivo, renunciar por completo al sol sería contraproducente, incluso para personas con pieles sensibles.

La solución es protegerla lo máximo posible, teniendo en cuenta sus necesidades específicas. 

Cómo elegir productos de protección solar para pieles sensibles

Al elegir un protector solar, como con todos los cosméticos, las personas con piel sensible deben priorizar la seguridad y la protección.

Por eso conviene conocer las opciones que existen, teniendo en cuenta el tipo de protector solar y los ingredientes que han sido utilizados.

 

Protectores solares: no todos son iguales

Por su naturaleza, los protectores solares pueden ser de tipo químico o físico:

  • Los filtros químicos son moléculas orgánicas que absorben la radiación ultravioleta.
  • Los filtros físicos son partículas sólidas que reflejan los rayos UV.

En los productos de alta y muy alta protección, estas dos categorías suelen utilizarse juntas, debido a que su mecanismo de acción es sinérgico. 

Para pieles sensibles, los filtros más adecuados son los físicos (dióxido de titanio y óxido de zinc) y los filtros químicos de última generación (por ejemplo, triazinas), también llamados filtros de amplio espectro, caracterizados por un alto peso molecular. Estas dos categorías, de hecho debido a su gran tamaño, no se absorben a través de la piel.

Esto limita el riesgo de sensibilización, que puede producirse con los filtros químicos liposolubles de bajo peso molecular (por ejemplo, el octocrileno).

 

Cuidado con el alcohol y las siliconas 

Un producto de protección solar adecuado para pieles sensibles no debe contener algunos ingredientes que, por un lado, favorecen la suavidad del producto y la sensación libre de grasa, y por otro lado, podrían acentuar las molestias típicas de la sensibilidad de la piel.

Estos incluyen alcohol etílico y siliconas cíclicas. Los últimos, al ser volátiles, se evaporan "llevándose" parte del agua presente en las capas superficiales de la epidermis. El resultado es un aumento de la sequedad y de las molestias, especialmente en las pieles sensibles.

 

El tipo de formulación importa

Los protectores solares garantizan un mayor nivel de protección, con la misma concentración, cuando se incorporan en cremas o leches (vehículos emulsionados a base de componentes acuosos y oleosos).

 Este tipo de formulación permite, de hecho, incluir ingredientes importantes en la fórmula:

  • Emolientes con acción hidratante.
  • Agentes filmógenos que pueden aumentar la resistencia al sudor y al agua.
  • Lípidos epidérmicos (ceramidas, colesterol y ácidos grasos) que contribuyen a la restauración de la función de barrera, a menudo dañada en pieles sensibles.

Si no puedes o no quieres hacer concesiones a la hora de proteger tu piel de las agresiones físicas, tendrás que renunciar a productos cómodos y ligeros como los sprays transparentes y bruma.

Sin embargo, esto no significa renunciar a lo bueno: incluso los cremas y las leches solares, si están bien formuladas, pueden seguir siendo ligeras y muy agradables de aplicar.

La información de este post no es un consejo médico. Los contenidos son solo para fines ilustrativos y no reemplazan la opinión de expertos.

Descubre los productos de Ceramol Sun