Dermatitis atópica: mitos y verdades

A pesar que la dermatitis atópica afecta a más de 1 millón de personas en nuestro país, todavía existen ciertos malentendidos que la rodean

Contrariamente a lo que muchas personas creen, la dermatitis atópica no es solo una afección cutánea simple, sino una afección cutánea inflamatoria crónica que provoca un intenso y continuo picor. Puede llegar a afectar cualquier tipo de relación social, sexual, laboral o incluso el hecho de hacer deporte, ya que el sudor agrava sus consecuencias.

Se estima que en España hay más de 1,5 millones de personas que se ven afectadas por la dermatitis atópica, el 60% de ellos son casos infantiles. Por suerte, la mayoría de casos no son graves, ya que se calcula que alrededor de 30.000 adultos podrían sufrir consecuencias más severas, hasta el punto de tener el 90% del cuerpo afectado.

Uno de los mayores factores que puede provocar la dermatitis atópica viene determinado por los antecedentes familiares. Si el padre o la madre ha sufrido o sufre dermatitis atópica, existe un riesgo en torno al 30% de que uno de los hijos la padezca, pudiendo aumentar hasta el 70% si ambos padres la han presentado.

¿Cuáles son sus síntomas?

El picor continuo o picazón es el principal síntoma de la dermatitis atópica y algunas personas pueden llegar a experimentar este angustioso síntoma todos los días. Debido al picor, es muy difícil luchar contra la necesidad física y psicológica de rascarse, ya que puede comportar un alivio momentáneo, pero la realidad es que puede aumentar la inflamación e incluso infecciones en la piel.

Visiblemente, la dermatitis atópica provoca erupciones en cualquier parte del cuerpo que pueden llegar a supurar líquido o sangre cuando la persona se rasca, con la posibilidad de causar engrosamiento y endurecimiento de la piel.

mitos sobre la dermatitis atópica

¿Qué mitos y verdades existen sobre la dermatitis atópica?

Antes de empezar a detallar aquellos mitos y verdades sobre la dermatitis atópica, conviene recordar que es importante consultar a un especialista todas tus dudas sobre esta patología. Tras esta primera consulta, puedes empezar a informarte y conocer los diferentes conceptos erróneos generalizados sobre la dermatitis atópica:

  • Mito: eliminar ciertos alimentos curará la dermatitis atópica.
    No todas las personas con dermatitis atópica tienen alergias a los alimentos que pueden desencadenar brotes. Antes de eliminar los alimentos con valores nutricionales importantes, consulta primero a tu médico.

  • Mito: la dermatitis atópica es solo un problema de la piel, nada serio.
    Es posible que la dermatitis solo sea visible en la piel, pero también es estresante mentalmente. Muchos pacientes sufren noches de insomnio y se sienten inseguros, solos o deprimidos, ya que las personas tienden a mantenerse alejadas de las personas con dermatitis atópica.

  • Mito: la dermatitis atópica es contagiosa y las personas que la sufren tienen una mala higiene personal.
    Rascarse mucho puede provocar infecciones o parches rojos, hinchados y con costras. Si bien esto puede parecer desagradable, no es contagioso en ningún caso. No existe ningún estudio que sostenga que la dermatitis atópica sea causada por una mala higiene. De hecho, lavarse demasiado o usar jabones agresivos puede empeorar la situación.

  • Mito: Mejorará por sí sola
    La picazón y la irritación que causa la dermatitis atópica necesita un tratamiento para prevenir complicaciones más graves. Si dejas que los problemas de tu piel permanezcan demasiado tiempo sin tratamiento, puedes provocar daños en la piel como infecciones bacterianas dolorosas que provoquen síntomas aún más insoportables en tu piel. La clave para controlar la dermatitis atópica es iniciar un tratamiento ante los primeros signos de irritación de la piel para evitar un empeoramiento de sus síntomas.

  • Verdad: Los tejidos de fibras empeoran la situación
    La elección de los tejidos de la ropa son muy importantes para reducir los síntomas de la dermatitis atópica. Cualquier prenda de ropa en contacto directamente con la piel (e incluso la de los familiares que están en contacto con niños o bebés) debe ser de algodón y evitar la lana y fibras sintéticas.
    Relacionado también con la ropa, es recomendable lavarla antes de usarla por primera vez para eliminar la acción irritante que puede causar el formaldehído, un gas utilizado para el mantenimiento de los tejidos.

  • Verdad: las mascotas no empeoran la dermatitis
    Por el momento no existe un estudio científico que determine que las mascotas más comunes como perros o gatos puedan representar mayor riesgo para desarrollar dermatitis atópica. De hecho, esta publicación científica que incluye el análisis de 21 estudios sobre la exposición de mascotas y el riesgo de dermatitis atópica en niños, determina que pueden llegar a tener incluso un efecto protector: tener un perro disminuye un 25% el riesgo de padecer dermatitis atópica y tener gato no conlleva ningún cambio.

Conoce nuestros productos que pueden ayudarte con la dermatitis atópica

Aunque actualmente no existe una cura para la dermatitis atópica, la buena noticia es que existen tratamientos calmantes específicos para la inflamación y el picor, como la línea Ceramol 311 que ayudan a reestructurar la base cutánea a través de lípidos epidérmicos fundamentales (ceramidas, colesterol y ácidos grasos) creados a partir de ingredientes que respetan la piel y sus defensas naturales. No contienen perfumes, conservantes, metales u otras sustancias sensibilizantes.