Labios secos y agrietados: causas y soluciones

Los labios son una de las zonas más expuestas del cuerpo. La acción de agentes externos, como el frío, el viento, el sol e incluso la mascarilla pueden causar sensación de tirantez, sequedad, e incluso grietas en los labios. En este artículo hablaremos de las causas de sequedad y como combatirla.

¿Por qué se secan los labios?

La piel de los labios es diferente a la del resto del cuerpo, lo que hace que sea una zona sensible a la acción de los agentes externos.

Presenta una estructura constituida por dos capas:

  • La capa más externa, formada por epitelio queratinizado;
  • La capa interna, formada por mucosa bucal.

La parte mucosa de los labios no tiene glándulas sebáceas ni sudoríparas. Por lo tanto, no dispone de la capa hidrolipídica, que ayuda a mantener la hidratación cutánea.

En invierno los labios se secan más

En invierno es habitual que los labios estén más secos, ya que se produce un aumento de la evaporación de agua debido a diferentes factores, como las temperaturas bajas y el viento. Además, de la sequedad ambiental debido a la calefacción.

De esta forma se crea una condición de sequedad que se manifiesta con:

  • Sensación de tirantez
  • Rojez
  • Grietas
  • Fisuras en los casos más graves

Nada de humedecerse los labios

Por instinto, cuando tenemos los labios secos tendemos a humedecerlos, creándose un círculo vicioso: se produce un alivio momentáneo por la hidratación de la saliva, seguido de una sequedad todavía mayor cuando se evapora.

Cuidado con los productos que te aplicas en los labios

Algunos pintalabios y gloss contienen siliconas volátiles.
Las siliconas volátiles son moléculas muy funcionales que garantizan una extensión uniforme del pigmento. Pero debido a su naturaleza química, tienden a evaporarse, eliminando todavía más agua de los labios y empeorando la sequedad.

Además, en caso de labios secos y agrietados, es importante prestar atención también al tipo de dentífrico utilizado. Algunos dentífricos muy espumantes contienen tensioactivos que al entrar en contacto con la piel de los labios resultan demasiado agresivos y los secan.

Efecto de las mascarillas en los labios

Las mascarillas se han convertido en un elemento indispensable en nuestro día a día.
Este dispositivo de protección crea un ambiente semioclusivo que puede empeorar la sensación de sequedad de los labios en personas que ya la padecen. Además, el roce con los tejidos provoca que la piel de los labios se reseque, agriete o irrite.

Queilitis o inflamación de los labios

Más allá de los factores ambientales y comportamentales, los labios secos pueden ser también la manifestación de un estado inflamatorio, conocido como queilitis. La queilitis es una inflamación de los labios que puede afectar también a la zona perioral y manifestarse de distintas maneras.

Una de las formas más extendidas es la queilitis angular, que se presenta con fisuras dolorosas en la comisura de los labios.

Las causas desencadenantes son múltiples:

  • infecciones, por ejemplo el Herpes labial,
  • carencias nutritivas, como déficit de vitaminas del grupo B,
  • patologías dermatológicas, como la dermatitis atópica. Esta última se puede manifestar a nivel de los labios con irritación y lesiones a nivel perioral.

Si sospechas que tus labios no están «simplemente» secos, sino que se trata de algo más importante, consulta con tu médico para obtener un diagnóstico y determinar el tratamiento adecuado.

Soluciones para los labios secos

Cuando no existen causas patológicas, podemos aliviar la sequedad labial con un stick labial, debidamente formulado, que nutra, calme y proteja los labios.

El stick labial actúa creando una capa lipídica protectora que permite mantener los labios hidratados.

Además, la aplicación de una mezcla equilibrada de lípidos epidérmicos fundamentales (ceramidas, colesterol y ácidos grasos) ayuda a restablecer la función barrera de la piel aumentando la acción protectora del stick.

La información suministrada no sustituye las recomendaciones médicas. El contenido tiene fines ilustrativos y no sustituye la opinión del experto.